Fidel es un país

Fidel es un país
____________Juan Gelman

sábado, 23 de diciembre de 2017

Regresa El Diablo: Ilustrado y con Amores

Quisiera tener rostro, pero soy hijo que filtra y asimila pensamientos de incontables seres que han dejado alguna idea como huella de su existencia. Aspiro a ser hondo y travieso, acorde a la noble herejía de esos fantasmas que me animan. Tampoco tengo nombre, pero para salvarme del anonimato, y por si quieres llamarme alguna vez, digamos que soy —en honor a un inseparable amigo común—… El Diablo Ilustrado
Con esta presentación apareció en el número de julio-agosto de 1998, de la revista Somos Jóvenes, un personaje anónimo; rindiendo homenaje a José Julián Martí, que a los 15 años publicó igualmente un texto sin declarar su identidad, firmando El Diablo Cojuelo.

Con ese espíritu de escribano de los tiempos fue transitando la sección, ganando conspiradores, hasta que en el 2003 se convirtió El Diablo Ilustrado en un libro, editado por la Casa Editora Abril. En 2006 sacó a la luz una especie de segunda parte Confesiones.  Esta nueva entrega se nos revelaba El Diablo como trovador, pues la obra -concebida como un libro-disco imbricaba sus textos con canciones. El disco salió a destiempo, en el 2008 con el sello EGREM y con el título La voz del Diablo Ilustrado. 
Tras largo silencio editorial de 10 años regresa El Diablo Ilustrado con lo que podría llamarse la tercera parte: “Los amores del Diablo”, esta vez con un libro-disco que contiene 12 relatos de amor entretejidos con 12 canciones.  
El Diablo con estas historias de amor convoca a sus duendes más entrañables, seres que han ido amansando sus pueblos, -o nuestro pueblo humano.
Entre los amantes que protagonizan las historias están José Julián Martí y Blanca de Montalvo, Sindo Garay y su Perla Marina, Violeta Parra y Gilbert Favre, la santa Cecilia y Manuel Corona, Aida y Roque Dalton, Giovanna y Gerardo Alfonso, Santiago Feliú y Marilyn Monroe (o, para decir mejor, la Norma James que había debajo de ese mito sensual hecho de luz hollywoodense), Judith (la santiaguera) y John Lennon… y por esos endiablados caminos llegan Silvio Rodríguez, Isadora Duncan, Charlot, Pedro Guerra, Wichy Nogueras, Alicia Alonso, y otros muchos que conforman una atmósfera espiritual de versos y canciones, en las que nos buscamos para ser entre las tinieblas de los días.  
Estas enamoradas diabluras vienen ilustradas por el mágico e insondable mundo que José Luis Fariñas crea en sus dibujos:
El pintor –de escribano-
catalogaba estrellas de los ecos,
como un Cristo sentado   
irradiando la fe de los secretos.
El diseño del libro está a cargo de Helena Arcos, la Helenita, no de Troya si no de El Caimán Barbudo. 
Abel, Yaroldi, Robertico, Fide, Enrique
….
El proyecto llevaba más de 5 años engavetado; acaso había rumiado las canciones entre peñas y en algún que otro momento cobraron aliento con el trovador Eric Méndez; de cuando en cuando iba a las historias amasando sueños hasta que, dando vueltas de trovadas, Abel (con quien había conspirado en varias proyectos con la EGREM) me comenta que está trabajndo con Enrique Carballea. ¡Cómo no se me había ocurrido! Un productor que viene desde los inicios de Santiago, Donato; y en su largo camino ha trabajado con Emiliano Salvador, Silvio Rodríguez, Luna Manzanares, y en obras como Jazz Cuba today, o el Homenaje a Enrique Pla… entre muchos otros muchos proyectos memorables, y en particular alguien tan entramado con Santiago Feliú.  
Roberto Luis Gomez con Carballea
Le esbocé a Abelito por dónde venían Los Amores del Diablo y no dejó entibiar la propuesta, de inmediato copió el proyecto en una memoria flash y se lo llevó; al día siguiente amanecí con la llamada de Carballea. Nos sentamos a rearmar la idea, más bien a resoñarlas –en grande, o sea en intensa- y no pasó una semana en tener el sí, rotundo, de Mayito Escalona como director de la EGREM.
Desde entonces empezó a espesarse este ajiaco en la caldera del Diablo, en la que el tiempo parece romperse; amigos, poetas, trovadores amantes que murieron, dialogan y crecen y ayudan a que vayamos afinándonos el alma,  contra viento y marea. De sueño en sueño, van apareciendo nuevos apasionados-apasionantes, entre canciones e historias, que se van espesando en tal cantidad de hechizos que realidad y ficción, desdibujan sus límites, en un acto de fe que supera todo lo soñado.   

El disco comenzó a grabarse en los estudios Scorpio de Delio Ferrero, para el sello EGREM, con su hijo Iván y Carlos Hevia grabación. (Nuevos personajes de los que no quedará otro remedio que escribir)  
Natalia Contesse
Entre los intérpretes de las canciones de Los Amores del Diablo están:
Vicente Feliú, Eliades Ochoa, el Dúo Jade, Héctor Tellez Jr., Leonardo García, Roly Berrio; Suylen Milanés, Luna Manzanares, Frank Delgado (que canta una canción dedicada a Santiago Feliú), Ray Fernández y Eliades Ochoa cantando a trovadores de todos los tiempos. 
Poner un breve acento en tres importantes músicos de la América nuestra y nueva que por azares –o consecuencias martianas- conspiran en estos amoríos diableros.   
La trovadora chilena Natalia Contesse, intensa, renovadora, que ha retomado la Carpa que engendró Violeta Parra para expandir el folklore de su tierra, los abrazos, la libertad de la identidad cultural. Natalia traerá consigo el milagro de tener a la eterna Violeta con nosotros.
Alejandro Filio
Alejandro Filio, trovador que resume su pueblo mexicano no únicamente en la fina poética de sus canciones, sino también en el ser (chispa, abrazo, abierto, tierno, abismal, ocurrente, hereje), que es; un mexicano que nos trae el Manuel Mercado que tuvo al centro de sus amores nuestro José Martí; ya contaré a su tiempo, de este raigal cantor de su –nuestro- pueblo mexicano.         
Susana Ratcliff, llega con su bandoneón, en una participación muy especial para este disco, en el que no podía faltar una hermana argentina. Alguien tenía que traernos a Gardel, Atahualpa, Piazzola, la negra Mercedes… y precisamente tenía que llegar en el momento en que Santiago Feliú diera tumbos navegantes por un tiempo que no está.  
Desde el primer instante en que la contactamos, mediante Juan Alcoba, Susana ha puesto su abrazo pleno, su pasión intensa, de auténtica creadora del sur. 
Susana Ratcliff,
Susana bandoneonista, compositora y cantante, entre sus discos Veré de verte (2010), Atravesando el mar (2013), y En nosotros. Ha interactuado con músicos cubanos, entre ellos el dúo Karma con quienes hace una exquisita versión de El escaramujo de Silvio Rodríguez. 
Enrique Carballea, productor general, llamó para la producción musical y arreglos del disco a Roberto Luis Gómez no solo un gran guitarrista, también especial ser humano. Santiago Feliú, se hizo más presente, no únicamente por el relato y la canción si no porque Carballea lo acompañó buena parte de su vida, como hermano y productor; y Robertico fue el guitarrista que también durante varios años hizo giras y conciertos con el Zurdo trovaroncarolero. 
Ha participado también en múltiples conciertos y discos, la banda de Carlos Varela, Interactivo, Wiliam Roblejo Trío, entre ellos.          
Escribiré más delante de lo que va ocurriendo, por ahora ya se están grabando las bases del disco en los que han intervenido:
Alain Ladrón de Guevara
*Drums: Alain Ladrón de Guevara. Primer premio Jojazz 2015 en las categorías de interpretación solista mayor y en pequeño formato con su grupo Open Mind, y además con el colateral de la Asociación Hermanos Saíz.
*Bajo: Julio César González Ochoa, integrante William Roblejo’s trío, del piquete Yissy & Bandancha, de Habana Abierta y en conciertos con la sagrada familia López Nussa.
Robertico, Ruly, Fide, Julio César
*Drums Raúl Herrera (Ruly), con su grupo Real Project Premio en el Cubadisco 2015, en las categoría de Jazz y Making off, con su primer disco “Mal Tiempo”. El álbum Real Project, ganador del Premio Cubadisco 2017 en la categoría Jazz. Integró la banda del trovador Polito Ibáñez, y ha participado en conciertos y discos con Kelvis Ochoa, Decemer Bueno, Ivette Cepeda, Cesar López el grupo Interactivo. Integró la última banda que acompañó la etapa final del trovador Santiago Feliú.
*Percusiones Yaroldi Abreu. De Yaroldi lo llaman genio y no hace falta reseñar, dígase andar de músicas con Chucho Valdés e Irakere, y ya están dados sobrados elementos; no obstante, debo decir que verlo grabar y jaranear un rato con él vale una misa; nunca pensé que me pudiera emocionar hasta una lágrima viendo a alguien grabando unas claves.
Alucinantes estos jóvenes virtuosos no únicamente por el tan alto nivel como instrumentistas, sino porque ese nivel lleva implícito conceptos musicales y culturales muy profundos, y un nivel de información, más allá del académico –que no es poco decir- sustentado en la experiencia vital y ese ambiente musical cubano, en interacción con el de otras regiones; si todo esto fuera poco se desborda en ellos fuerte carga espiritual, y una calidad humana, visible en apenas las primeras sesiones de grabación.
Abundaré en la medida en que se avance en la concreción; se quiere tener listo el libro disco Los amores del Diablo para la Feria del Libro, aunque esto no lo hemos tomado como meta pues estaría muy apretado, pero intentaremos, sin precipitar.
 
A mi vuelta sabré si me has querido, por la música útil y fina que hayas aprendido para entonces: música que exprese y sienta, no hueca y aparatosa: música en que se vea un pueblo, o todo un hombre, y hombre nuevo y superior.
José Martí

2 comentarios:

  1. Arriba Diablo, concedenos esa buena nueva pronto...

    ResponderEliminar
  2. QUE BIEN. A DISFRUTAR DE BUENA MUSICA

    ResponderEliminar