Frase

Hoy es el tiempo que puede ser mañana
____________________________________Victor Jara

jueves, 30 de octubre de 2014

LA RUTA DE LA TROVA


*Silvio Alejandro Trovando de la EGREM este miércoles 5 de noviembre  
*Vicente Feliú en La Pupila Asombra en el hueco de 21 y G el viernes 7 de noviembre 
*La Juntamenta de Angelito Quintero este viernes 31 en la Casa Memorial Salvador Allende
*Novela de Chico Buarque en librerías
*Peña de Eduardo Sosa viernes 7 de noviembre en la Casa del ALBA 
*Programación de las Casas de la Música de la EGREM en el país
*Programación de la Fábrica de Arte
*Peña “Participo” de Juan Carlos Pérez este sábado en el Pabellón Cuba.
*Suscripción de las revistas de la Casa Editora Abril
*La Ruta por el Mundo

Gerardo Alfonso: Nunca falta el tiempo de empezar


Del dedo a la cuerda
la cuerda hacia el canto
del canto hasta el verso
del verso a los sueños
los sueños, el verso y el canto, reflejos de la realidad,
la vida, la muerte, solares, museos, hoteles, burdeles, 
todo por cantar.
Le habría bastado una canción, “Sábanas blancas”, para figurar en la más selecta antología de la canción cubana de todos los tiempos; le habría bastado otra “Son los sueños todavía”, para, además, integrar el listado de las más resonantes piezas de la llamada Nueva Canción Latinoamericana (un fenómeno que viene desde mediados de los 60 y llega a la actualidad, con mayor fuerza en estos días, aunque no se echa a ver mediáticamente y el término pueda resultar un arcaísmo –o futurismo). Le bastaría igualmente esgrimir títulos como “Eres nada”, “Amiga mía”, “Quisiera”, y “Giovanna”, para estar entre los más poéticos hacedores de canciones de amor de nuestra Isla (lo cual no es poco decir). Suficiente que sacara a relucir (aparte de los citados) “Paranoico”, “Aquí cualquier tiene”, “Espiritual” y “Yo te quería María”, para poder afirmar rotundamente que desde inicios de los 80 viene marcando épocas en la memoria popular. La habría bastado sacar balance y sentarse cómodamente a vivir de su obra, pero para bien de su espíritu, y suerte nuestra, Gerardo Alfonso tiene siempre “todo por cantar”. 

martes, 28 de octubre de 2014

Los vecinos del reguetón: Pornopop

Alguien me dijo el otro día, “estoy siguiendo la serie de trabajos que estás tirando sobre el reguetón,
te van a matar en la calle". Bromeando le dije que tenía guardaespaldas (increíble, pero en Cuba hay músicos con guardaespaldas desde hace rato –supongo que desde la mediocrísima película con Kevin Costner y Whitney Houston). El reguetón no es el problema, no porque no sea problema sino porque es un simple elemento en un sistema de opresión espiritual montado globalmente para domesticarnos. El “susodicho” forma parte de una enrarecida atmósfera con que los mercaderes nos timan para tenernos dóciles, y, lo peor, es que ese arte en función de los poderosos viene disfrazado de “arte rebelde” que nos representa a los pobres de la tierra; nos hacen creer que el collar del grillete es la joya que nos distingue. El problema no es el reguetón, cuando empiece a pasar de moda le buscarán una variante (que no será para nada mejor) es como la ropa o los autos, se trata de un objeto de mercado más.

sábado, 25 de octubre de 2014

Joan Manuel Serrat: Mi patria y mi guitarra la llevo en mí


No me siento extranjero en ningún lugar.
Donde haya lumbre y vino tengo mi hogar.
Y para no olvidarme de lo que fui
mi patria y mi guitarra la llevo en mí.
Las buenas nuevas (sintetizando cables): “El mayor secreto de los Latin Grammy ya fue revelado, Joan Manuel Serrat será honrado como la Persona del Año de la Academia Latina de la Grabación en una gala previa a la entrega de los premios que se realizará el 19 de noviembre en el Mandalay Bay Events Center de Las Vegas. Un grupo de estrellas que incluirá al panameño Rubén Blades, los españoles Miguel Bosé y Joaquín Sabina, la peruana Tania Libertad y el dúo puertorriqueño Calle 13 interpretará algunos de los éxitos de Serrat. Se dice que serán cerca de 20 los intérpretes y que darán los nombres poco a poco (para mantener la atención con los chismecitos). 
Si bien no son para mí rasero alguno los premios, y menos el Grammy -que es una operación comercial global, donde cuelan entre col y col alguna lechuga para no perder credibilidad-, no puede cerrar uno los ojos a la realidad,  y lo cierto es que ya la gente en el mundo se ha creído el cuento y miden por ahí.
No obstante, siguiendo por arribita en los últimos años estos eventos, cada vez son más las lechugas que cuelan, no sé si por la fuerza de algunos auténticos fenómenos musicales (como Calle 13)… o tal vez por la presión que viene generando el crecimiento de las redes de Internet  y cierta “democratización” promocional que convierten en inevitablemente visibles los valores culturales genuinos, y no asumirlos es arriesgar el prestigio de la gallina de los huevos de oro.

viernes, 24 de octubre de 2014

¿Qué silencio en nosotros ha colgado inocentes? (reguetón 4ta. temporada)


Ha circulado por Internet el decreto que prohíbe el reguetón en Guatemala. No se embullen que se trata de una simple y buena broma. 
Hace un par de días vi en “Buenos días”,  revista informativa mañanera de la TV, un debate acerca la música en Cuba, con un joven periodista, el compositor y cantante Ángel Bonne, y entrevistas en la calle. Muy bien que el tema vaya ocupando espacios de opinión. 
El periodista partía de su preocupación por el mal gusto en las letras de la música que se hace en Cuba hoy y subrayaba el trato a la mujer en ellas, como objeto. Aunque no se le quería apuntó directamente, el reguetón estaba en la mirilla. Ciertamente no es el reguetón el centro del problema; el pobre (y empobrecido) reguetón  es algo así como la tapa al pomo, lo que hace estallar las opiniones por ser el grado supremo de un proceso de degeneración cultural que vienen dándose desde hace décadas. Tiene que ver con el arte (especialmente el musical y audiovisual, que son los consumidos con mayor masividad) y su extinción, debido a un proceso directamente proporcional al dominio global de la sociedad de consumo y su sostén mediático (e ideológico). Los mercaderes expanden con sus transnacionales mediáticas, una cultura consumista (me gusta llamarle seudocultura) con la que extinguen paulatinamente la cultura auténtica de los pueblos. Han ido sustituyendo el arte auténtico por uno apócrifo, sin tener que dictar un manifiesto, simplemente con el filtro de los medios, y ajustando las “artes” a los códigos de la propaganda comercial.