Fidel es un país

Fidel es un país
____________Juan Gelman

viernes, 22 de junio de 2012

Carta de un león a otro

Cubierta de un disco de Juan Carlos Bagglietto
Fue una noche de 1986 en el teatro Karlx Marx, ¡gran noche aquella para La Habana!: concierto de Fito Páez y Juan Carlos Baglietto, dos de los grandes del rock nacional argentino. Empezaban su esplendor. No me explico cómo estaba repleto de público un teatro como ese de 5 mil espectadores. Es cierto que nuestros medios vivían días de gloria, el boom de la nueva trova, especialmente Silvio y Pablo; comenzaba a escucharse ya la segunda generación Gerardo, Frank, Varela, Santiaguito. La radio, especialmente Radio Ciudad de la Habana y Radio Cadena Habana (donde yo tenía mis programas y Jorge Gómez el programa “Ahora”) diofundíamos mucha música de autor,  la llamada entonces Nueva Canción de Argentina, Brasil, España, Chile… Ya pasábamos canciones del disco “Giros” de Fito y tenerlo en vivo era como de “hasta que no lo vea no lo creo”. Y fue, pero bueno, hoy se trata de uno de los momentos que más me marcaron de aquel día. Poco más de dos minutos, quizás tres, que se me han quedado para siempre grabados; Juan Carlos Baglietto se queda circundado por una luz blanca, solo con su guitarra, canta la “Carta de un león a otro” de Chico Novarro.

Se sabe que es un cantorazo Baglietto, su guitarrear por momentos un hilo tenue y de pronto un pase enérgico, como cierre de tango; la canción una fabula contra los odios, la discriminación, contra la violencia, contra los poderes que provocan la injusticia y el deterioro del medio ambiente (ya por entonces los iluminados planteaban con fuerza el problema). Todo eso implícito en esta canción en que un león del zoológico le envía una carta a su hermano león que fue sacado de la jaula que compartían y llevado para un circo.  

Este es mi regalo de hoy, en que estoy especialmente contento por razones que ya daré a su tiempo. Amanece, otro día de lluvia en La Habana, hace fresco, y quiero llegar hasta la Argentina y abrazar con este regalo a una amiga Marta Rosin (quien tiene mucho que ver con ese alegrón que ya compartiremos). Te paso esta hermosa canción y al final una síntesis biográfica de Chico Novarro, un creador que te recomiendo.

Carta de un león a otro  

Autor: Chico Novarro
Inerpretación de
Juan Carlos Baglietto

Perdona hermano mío si te digo
que ganas de escribirte no he tenido,
no sé si es el encierro, no sé si es la comida
o el tiempo que ya llevo en esta vida.

Lo cierto es que el zoológico deprime,
y el mal no se redime sin cariño,
si no es por esos niños que acercan su alegría
sería más amargo todavía.

A ti te irá mejor... espero,
viajando por el mundo entero,
aunque el domador, según me cuentas,
te obligue a trabajar más de la cuenta.

Tú tienes que entender, hermano,
que el alma tiene de villano,
al no poder mandar a quien quisieran
descarga su poder sobre las fieras.

Muchos humanos
son importantes
silla mediante ...
látigo en mano.

Pero volviendo a mí: nada ha cambiado
aquí desde que fuimos separados.
Hay algo, sin embargo, que noto entre la gente
parece que miraran diferente.
Sus ojos han perdido algún destello,
como si fueran ellos los cautivos.
Yo sé lo que te digo, apuesta lo que quieras
que afuera tiene miles de problemas.

Caímos en la selva, hermano,
y mira en qué piadosas manos,
su aire está viciado de humo y muerte
y quién anticipar puede su suerte.

Volver a la naturaleza
sería su mayor riqueza,
allí podrán amarse libremente,
y no hay ningún zoológico de gente.

Cuídate, hermano,
yo no sé cuándo,
pero ese día,
viene llegando.




Acordes


     Em                                            Am      
E||-----------------------------|---------------------------|
B||-------0--0------------------|---------0--3--0--1--------|
G||-------------2--0------------|------------------2--------|
D||-------------------4--2------|------2--------------------|
A||-----------------------------|------------------0--------|
E||--0--------------------------|---------------------------|


  D                                         G          
-----------------------------|---------------------------|
-----------------------------|--------3-----0------------|
-----2--2--0-----------------|--0--2-----2--0------------|
--0-----------4--2--0--------|---------------------------|
-----------------------------|---------------------------|
-----------------------------|--------------3------------|


  Em             Am                         G                  
-----0--------------------------|--------------------------------|
--0-----3--1--0--------------3--|--1--0-----------------1--0-----|
-----------------2--2--2--2-----|--------2--0--0--0--0--------2--|
--------------------------------|--------------------------------|
--------------------------------|--------------------------------|
--------------------------------|--------------------------------|


     F#             B7            
--------------2--0----------------||
-----------2--------4------4-5-4--||
--0-----3-----------2----2--------||
-----4-----------------4----------||
--------------------2-------------||
----------------------------------||

   Em                      Am
Perdón, hermano mío, si te digo
     D            D7             G
que ganas de escribirte no he tenido.
   Am             D7         G     D/F#   Em
No sé si es el encierro, no sé si es la comida
       C            F#            B7

o el tiempo que ya llevo en esta vida.
    Em                           Am
Lo cierto es que el zoológico deprime
      D          D7          G
y el mal no se redime sin cariño,
      Am          D7          G     D/F#    Em
si no es por esos niños que acercan su alegría
   C         F#        B7
sería más amargo todavía.
  Em                  Am
A ti te irá mejor, espero,
    D           D/F#      Em
viajando por el mundo entero,
     Am        C              F#  
aunque el domador, según me cuentas,
     C             Am            B7
te obligue a trabajar más de la cuenta.
    Em                     Am
Tú tienes que entender, hermano,
       D          D/F#   Em
que el alma tiene de villano,
   Am          C               F#
al no poder mandar a quien quisiera
   C          Am              B7
descarga su poder sobre las fieras.
         Em              F
Muchos humanos son importantes
         F#      B7       B7 Em
silla mediante, látigo en ma-no.

Pero, volviendo a mí, nada ha cambiado
aquí desde que fuimos separados.
Hay algo, sin embargo, que noto entre la gente,
parece que miraran diferente.
Sus ojos han perdido algún destello,
como si fueran ellos los cautivos.
Yo sé lo que te digo, apuesta lo que quieras,
que afuera tienen miles de problemas.
Caímos en la selva, hermano,
y mira en qué piadosas manos.
Su aire está viciado de humo y muerte.
¿a quién anticipar puede su suerte?
Volver a la naturaleza
sería su mayor riqueza.
Allí podrán amarse libremente,
y no hay ningún zoológico de gente.
Cuídate hermano, yo no sé cuándo,
pero ese día viene llegando.


 

Chico Novarro: nombre artístico de Bernardo Mitnik, nacido el 4 de septiembre de 1933 en la ciudad de Santa Fe, Argentina. Integró el elenco del Club del Clan (1962-1964). Escribió casi seiscientas canciones, obras de teatro y música para shows y películas. Recibió una importante influencia de parte de su hermano mayor, quien tocaba la batería en la agrupación Jazz Don Peralta. A los 14 años, Mitnik ya tocaba profesionalmente la batería en orquestas de jazz y cantaba el tango en orquestas típicas. También tocaba el bongó y el contrabajo.

En los años cincuenta integró la Montecarlo Jazz (de Córdoba), la Orquesta Argentina de Jazz, la Orquesta de Don Roy, las orquestas de Lucho Gatica, Daniel Riolobos y Arturo Millán, el grupo Swing Timers, la Agrupación Nuevo Jazz, y tocó con músicos como Jorge Navarro, Santiago Giacobbe, Gato Barbieri y Rodolfo Alchourrón.
Formó con Raúl Boné un dúo de música tropical al que llamaron Los Navarro. Cuando se separaron en 1962, Boné, que era muy alto, adoptó para sí el nombre artístico de Largo Navarro. Casi como un chiste, y a sugerencia del productor de RCA, Bernardo adoptó el nombre artístico de Chico Navarro. Su primer álbum, en 1961, fue realizado por el dúo con el nombre de Largo y Chico Navarro.
En 1960 se instaló en Buenos Aires y dos años después fue contratado por la discográfica RCA Victor para integrar el Club del Clan, un programa de televisión que se volvería famoso por difundir música rock & pop en español. 
En el Club del Clan, Chico Novarro comenzó a componer y cantar canciones propias. Las primeras de ellas fueron El orangután, El camaleón y la cumbia Un sombrero de paja, canciones que se han vuelto melodías populares transmitidas de generación en generación, como si se tratara de folclore anónimo.
En 1965 escribió su primer tango, Nuestro balance (convertido luego también en un clásico), con el que ganó en el Festival del Parque del Plata en Uruguay. En 1970 compuso el segundo de sus escasos pero notables tangos, Cantata a Buenos Aires («¿Cómo no hablar de Buenos Aires, si es una forma de saber quién soy?»). En 1971 compuso Cordón, un bellísimo tango dedicado al cordón de la vereda («mientras nadie habla de vos»), como metáfora de la vida del hombre común, que integra el repertorio de los grandes tangos de la historia argentina.
En 1980 grabó el álbum Por fin al tango, único dedicado totalmente al tango. En los años ochenta su tema Carta de un león a otro fue interpretado por Baglietto que lo convirtió en un éxito del rock nacional argentino.
Compuso canciones con otros importantes letristas y músicos, como Eladia Blázquez (Convencernos, Pazzía), Héctor Stamponi (Minas de Buenos Aires), Rubén Juárez (Se juega), Federico Silva (Se te hace tarde, Amor de juguete, Por ejemplo), Amanda Velazco (Salón para familias, que fuera interpretado por María Elena Walsh).
Chico Novarro se ha destacado también en la composición y canto de boleros, donde se lo reconoce por haber introducido el habla cotidiana al bolero, destacándose títulos como “Algo contigo”, un clásico del género, “Un sábado más” y  “Cuenta conmigo”. 
  



2 comentarios:

  1. La poesía hecha canción no tiene fronteras. Pues Latinomárica va construyendo caminos comunes, y la música que canta a sus pueblos, nos acompaña y nos hace vibrar en el andar de los sueños.
    Gracias Diablo Ilustrado!! por inspirar los grandes deseos.
    Marta Rosin

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Marta,por tu alma latinoamericana, nuestros pueblos son precisamente su cultura, esa que tanto han tratado de borrar, de prostituirla, de suplantarla por todo ese seudoarte comercialón, sin indentidad, sin sustento espiritual. Gracias pues todas las nuevas buenas soplan hoy desde ti; cabría decirte como Silvio:
    en estos días todo el viento dle mundo sopla en tu dirección...

    ResponderEliminar